El yihadismo electrónico se asienta en España

Fuente: Francisco Canals, periodista especializado en actualidad y ciberdelitos

 

¿Qué es la ciberyihad? ¿Qué es un cibercalifato? ¿Qué es el yihadismo electrónico y cómo se organiza a través de Internet? ¿Qué acciones articulan las instituciones públicas para frenar el crecimiento de estas prácticas?

Atentados como el de Manchester ponen en evidencia la necesidad de controlar el crecimiento del Estado Islámico a través de Internet. En la red proliferan todo tipo de sitios web dedicados a la radicalización y captación de adeptos; tutoriales para la confección de explosivos; videos y plataformas en forma de redes sociales. Se trata de un fenómeno de radicalización digital en un escenario, Internet, en el que prepondera un anonimato y una transnacionalidad difíciles de controlar.

EI recluta seguidores a través de la red y expande su propaganda apoyándose en miles de milicianos. Según el instituto político estadounidense Brookings en la red social Twitter existen al menos 46.000 perfiles que respaldan al EI. Tres cuartos de los tuits los envían en árabe y la mayoría proceden de Irak, Siria, Arabia Saudí, Egipto y otros países árabes. Twitter se enfrenta así a un enorme desafío, según la compañía, diariamente se envían unos 500 millones de tuits y revisarlos todos no es factible, explicaba recientemente el director de asuntos legales de Twitter Vijaya Gadda al Congreso estadounidense.

El Estado Islámico ha creado redes para mantenerse en contacto con sus muyahidines (personas que hacen la yihad). Crearon un Facebook del Califato, el 5elabook. Era similar a Facebook pero con los colores del IS; el colectivo Anonymous lo tumbó y hackeó en pocos días. También crearon una aplicación conocida como Dawn que coordinaba todas las cuentas del IS para lanzar miles de mensajes propagandísticos. Son numerosas las iniciativas en todo el mundo que luchan contra el EI en  la red, el colectivo Anonymus (formado por hackers de todo el mundo) ya ha impulsado distintas acciones como organizar ataques de denegación de servicio contra webs, descubrir perfiles de potenciales terroristas en Twitter o publicar una guía de lucha contra el EI.

Pero vencer al EI no se consigue solo con portaaviones (afirma Francisco Canals, periodista especializado en ciberdelitos) el EI es ante todo una estructura informativa, sus redes de información comprenden un complejo entramado de sitios webs y perfiles en Twitter o Facebook; trabajan con tecnología de señales y mensajes clave publicados en redes sociales, su grado de sofisticación y su pericia ante el teclado es elevada.

Fuente: Francisco Canals, periodista especializado en ciberdelitos 677028639