Press "Enter" to skip to content

El Síndrome Postvacacional ya afecta al 60% de los españoles

Estrés, irritabilidad, falta de concentración, dolores de cabeza, falta de apetito o cuadros de ansiedad entre los principales síntomas de la vuelta al mundo laboral

Llega el mes de septiembre y con este la readaptación a la vida laboral: nuevos horarios, reuniones, obligaciones y un estilo de vida más estructurado dejan atrás una etapa de sol y playa provocando un cambio de vida no siempre fácil de gestionar. El Síndrome Postvacacional es también conocido como depresión postvacacional; se trata de un trastorno adaptativo y aunque no está reconocido como enfermedad por la OMS ya lo sufre 6 de cada 10 españoles. Organizaciones como la AIFCC (Asociación de Enfermería Familiar) afirman que un 65% de los trabajadores sufren este síndrome al terminar sus vacaciones.

Aunque puede afectar a cualquier ciudadano los más propensos son aquellas personas insatisfechas con su trabajo. Afecta con mayor intensidad a personas entorno los 45 años y más a mujeres que a hombres. Se trata de un estrés laboral previo a las vacaciones en parte propiciado por la insatisfacción y la rutina diaria las cuales pueden fomentar las frustraciones personales. Los niños tampoco están exentos de este síndrome social, según la Sociedad Española de Medicina de Familia entre un 5% y un 8% de escolares sufren este síndrome.

En la actualidad proliferan todo tipo de app’s desarrolladas con la finalidad de facilitar la vuelta al trabajo: ScanBot estimula la readaptación al nuevo horario evitando que nos durmamos en el trabajo; MacBreakZ establece pausas durante la jornada laboral; xGlimmer ayuda a despertarnos progresivamente evitando el molesto y brusco ruido del despertador; otras como Motivator incentivan nuestro deseo de volver al trabajo a través de mensajes positivos.

Francisco Canals (periodista especializado en defensa del consumidor) aporta su decálogo de consejos: es importante escalonar las vacaciones evitando la incorporación brusca al trabajo; huir de la rutina diaria y no dejar de hacer algunas cosas que hacíamos durante el verano tales como la práctica de un deporte o gimnasio a la salida del trabajo; es importante retomar los horarios para dormir y mantener un equilibrio alimenticio.