Press "Enter" to skip to content

Se instaura una cultura de la molestia masiva en Internet

PROLIFERAN VIDEOS, SITIOS WEB Y BLOGS QUE APORTAN CONSEJOS, INSTRUCCIONES, TUTORIALES Y SOFTWARE PARA MOLESTAR A LOS DEMÁS.

Se podría definir a la molestia como la capacidad de un sujeto para alterar o romper el equilibrio personal de un semejante. La molestia esta asociada a lo más intrínseco del ser humano, aparece en el día a día del roce humano y florece allí donde existen personas que deben compartir un mismo espacio. Molestarnos por los ruidos que provoca el vecino, por los ladridos de los perros con dueños incívicos, los conductores imprudentes o la mala educación de los demás. Sentirse molesto por el despilfarro de la administración pública o por la mala conexión a Internet. Nos molestan las cosas porque el ser humano es intolerante por naturaleza y cree molestas aquellas circunstancias que no puede controlar.

canal

< Prolifera el arte de la molestia , según Canals >

La red se ha convertido en el mayor paraíso y escaparate para el arte de la molestia, en la red han proliferado foros, blogs, vídeos y sitos web que ofrecen detalladas instrucciones y consejos para molestar a los demás. La práctica se ha convertido en todo un fenómeno social y cibernético, la red ofrece un anonimato preponderante y una intimidad que permite molestar sin ser identificados por las potenciales víctimas.

Algunos de las molestias más sorprendentes clasificadas por Canals, decir a un teleoperador de un servicio de atención telefónica que su voz es gay y pedirle una cita, cambiar el canal de tv siempre 5 minutos antes del final de cada película, toquetear todos los alimentos en una tienda de alimentación y marcharse sin comprar nada, apretar deliberadamente el botón de un piso “equivocado” en un ascensor repleto de gente, escupir en el espacio público, pedir repetidamente al camarero de un restaurante que vuelva a calentar el plato, preguntar la hora a una pareja que se está besando profundamente, mirar fijamente a un bebé en el metro para que acabe llorando, insultar o publicar contenidos perjudiciales en forma de descrédito a un tercero en Internet.. Cómo molestar a los demás en la cola de un supermercado, cómo molestar al profesor en el transcurso de una clase, a los pasajeros  en el interior de un vagón de tren, molestar a los demás al cruzar un semáforo, en una cena de empresa, o en el momento de visitar al médico son sólo algunos de los centenares de ejemplos que se propagan por la red.

< Algunos datos >

Internet es un gran laboratorio para la molestia, algunos sitios web y funcionalidades permiten saber que es lo que la gente busca y con que intensidad lo hace, por ejemplo Keyword External Utility Tool (fuente empleada) permite obtener algunos datos reveladores, según esta herramienta online existen un total de 14.800 búsquedas locales (en España, promedio mensual) al mes que teclearon en Google “como molestar” mientras que fueron 110.000 a nivel global los que teclearon este conjunto de palabras clave, la cadena “me molestan” obtuvo 9.900 peticiones en Google,  vecinos molestos obtuvo 3.600 búsquedas en Google, ruidos molestos 14.800, me molesta todo “720”, ruidos molestos jurisprudencia 58, etc.. (más datos consultar con prensa)

La molestia on line se ha convertido en todo un arte, unas veces con tintes de gamberrismo electrónico y otras con acciones más cercanas al delito. Pero la pregunta que a muchos nos viene a la mente es muy elemental, ¿por qué razón hay tanta gente que disfruta molestando a los demás? Un primer argumento apunta al factor tiempo libre, existe una tendencia generalizada a pensar que aquellos que emplean horas o días en molestar a otros es porque en el fondo tienen mucho tiempo libre, ya que de lo contrario no lo harían. Pero existen otros mecanismos que llevan al ser humano a molestar: uno de ellos es poder reafirmar un punto de vista, vengarse de alguien o simplemente la necesidad de llamar la atención, vehicular una frustración o expresar de esta forma una inseguridad latente son distintos orígenes que pueden llevar a llevar a cabo estas malas prácticas.

< Sitios web para molestar a los demás >

Pero la tecnología de la molestia no es una pura anécdota, sino que esta altamente organizada. En la red existen sitios web, foros y hasta portales que divulgan técnicas para molestar a los demás. Su labor consiste en explicar trucos, técnicas y decenas de procedimientos cuya intención consiste en provocar desequilibrios a nuestros semejantes. A estos portales acude un gran número de usuarios de todas las edades y condiciones sociales para intercambiar conocimientos o simplemente encontrar ideas. Son los < activistas en el arte de la molestia > algunos ofrecen información en forma de categorías o capítulos, en la categoría «ascensores», por ejemplo, se explican decenas de procedimientos para causar molestia a otros usuarios en este peculiar escenario, estornudar voluminosamente en un ascensor repleto de gente escrupulosa, comer un enorme bocadillo con ketchup o mayonesa rebosante, indicar a nuestro compañero de ascensor que no debe preocuparse pues la bomba que llevamos en la mochila no va a estallar antes de 2 minutos, algo que sin duda va a irritar y molestar a su contertulio. Es el arte de la molestia que ve en Internet su máximo exponente.

< Llega la molestia masiva a través del teléfono móvil >

Canals afirma que han proliferado distintos programas y software cuya intención es provocar una molestia masiva a través del móvil, existen por ejemplo programas que son capaces de realizar miles de llamadas perdidas a un número de teléfono en concreto ocultando el remitente y utilizando números anónimos, también programas que pueden llegar a inundar una cuenta de e-mail con miles de mensajes o aquellos capaces de enviar centenares de SMS al móvil cada día y cuya finalidad es bloquear el terminal.

< Arquetipos de personajes en Internet >

Francisco Canals ha clasificado algunos de los distintos arquetipos de personajes vinculados en mayor o menor medida a este tipo de prácticas, se trata de la denominada < fauna  internautica > un ejemplo lo tenemos en los < trolls > término que describe a personajes polémicos y provocadores cuya finalidad radica en molestar a otros usuarios de la red, a menudo muestran una actitud desafiante y provocan < flames > o discusiones acaloradas a través de mensajes ofensivos publicados en chats y espacios de opinión. Los < punishers > representan un grado más elevado de ofensa, estos usuarios pueden utilizar acciones muy ofensivas utilizar software o malware, infectar el ordenador de sus víctimas y provocar pérdidas de distinta naturaleza.

< Videos para molestar en Youtube >

Canals alerta sobre el creciente número de vídeos publicados en esta plataforma y en los que se aportan consejos para molestar a los demás (ver ejemplos en rueda de prensa) también se han puesto de moda los vídeos molestia en los que distintos usuarios publican contenidos audiovisuales en los que aparecen molestando a sus víctimas.

Biografía: Francisco Canals tiene en el periodismo su actividad principal, es Director de la Agencia de Noticias para el Fraude y la Picaresca, durante los últimos años se ha especializado en temáticas relativas a el fraude, la picaresca y la ciberdelincuencia, ha colaborado como tertuliano y/o experto en numerosos programas de televisión a nivel nacional como Espejo Público (A3TV), El Programa de Ana Rosa (Tele 5), El Programa del Verano (Tele5), Els Matins de TV3, La Mirada Crítica (Tele 5)  durante los últimos años ha realizado más de 1.500 intervenciones en medios de comunicación, radio y prensa escrita.

Ejemplos, recursos, capturas de pantallas, intervenciones, etc.. (consultar con prensa, Canals) tel 933248203 / 677028639