Las tarjetas black y las leyes de la trazabilidad bancaria

¿Cómo se realiza una investigación económica? ¿Qué son las leyes de la trazabilidad bancaria? ¿Qué técnicas utilizan los entes públicos para localizar signos de riqueza externa? ¿Qué papel juega Facebook, las redes sociales y la telefonía móvil en el contexto de las tarjetas black?

El macrojuicio con 65 acusados en la Audiencia Nacional ha puesto de manifiesto la existencia de todo un mercado de malas prácticas entorno al mal uso de las tarjetas de crédito. Pero ¿cómo funciona una investigación económica? ¿Qué procedimientos y técnicas utiliza la Policía para hurgar en los entresijos de las cuentas bancarias?

La investigación bancaria no es nueva en España: los recientes casos de corrupción han disparado el uso de herramientas informáticas y digitales destinadas a analizar la trazabilidad bancaria afirma Francisco Canals, periodista de investigación. Los entes públicos disponen de programas informáticos capaces de analizar el flujo de depósitos bancarios; determinar la trazabilidad de gastos; realizar análisis comparativos entre los ingresos y el modo de vida del investigado o trabajar con big data o grandes volúmenes de datos para determinar variables y configurar sistemas de alarma ante transacciones o cargos sospechosos.

Muchos de estos programas son capaces de cotejar y comparar los gastos y cruzarlos con la geoposición del móvil del investigado para determinar si el sujeto estuvo realmente o no en el lugar y hora del gasto con su tarjeta. A todo ello se le suma un trabajo de profiling social mediante el cual se analizan los hábitos y costumbres históricas del investigado como medio para definir un patrón de hábitos y compararlos con su actual nivel de vida.

Los bancos colaboran con los entes públicos a través de su propio departamento de cumplimiento normativo: este es el encargado de proporcionar información detallada a Hacienda u otros entes. Configuran sistemas de alarma que alertan ante ingresos procedentes de países extranjeros, cargos sospechosos u otros requerimientos previa advertencia de las instituciones encargadas de ejercer la presión. Facebook o Twitter se utilizan como un recurso más: es frecuente que Hacienda intente encontrar signos de riqueza externa tales como adquisición de vehículos; lujosos viajes vacacionales o gastos en restaurantes que no se corresponden con el patrón de costumbres de un investigado.

En una investigación económica tampoco falta hurgar en bases de datos registrales: muebles e inmuebles que posee un sujeto; viviendas alquiladas a su nombre; préstamos o hipotecas; cantidad de gastos familiares; análisis de pasivos, etc…

Fuente: Francisco Canals periodista tel 91 380 44 19 – 677028639