Las 10 claves en la ciberinvestigación de Diana Quer

Francisco Canals nos explica las claves en las que se centra la ciberinvestigación de una persona desaparecida, desde el control de las comunicaciones, técnicas de profiling o el estudio del entorno entre las técnicas más usadas

Diana Quer desapareció en A Pobra do Caramiñas (Galicia) hace dos semanas, desde entonces se ha convertido en una de las desapariciones más seguidas por todos los medios; pero si desaparecen 14.000 personas al año en España porqué solo unos pocos casos saltan a la atención mediática?¿cómo se investiga a una persona desaparecida? ¿qué es el profiling y la ley del entorno? la victimización de la familia y los desórdenes psicológicos asociados a su entorno; las implicaciones legales y jurídicas de una investigación; el control de Whatsapp, Facebook o las comunicaciones electrónicas son algunas de las dudas más frecuentes por parte de la opinión pública.

La búsqueda de un desaparecido conforma una de las tipologías más dramáticas al mismo tiempo que más apasionantes para un investigador. En España se celebran cada año unos 10 seminarios y congresos especializados en la búsqueda de desaparecidos; en el sector no faltan policías y detectives además de economistas, psicólogos, técnicos en exámenes de ADN, expertos en comunicaciones electrónicas y profesionales de muy distintas disciplinas dentro y fuera de lo policial debido a la pluridisciplinidad que requiere buscar a una persona con paradero desconocido.

La búsqueda de un desaparecido siempre es un reto profesional e intelectual afirma el periodista Francisco Canals, la ley del entorno es un primer aspecto fundamental: conocer el entorno psico-social y familiar del desaparecido constituye una de las primeras claves. El estudio de los hábitos de la víctima y la creación de un profiling esbozado a partir de los factores sociales y familiares que rodean el entorno de la desaparición. La estadística criminal también es un factor a tener en cuenta: sabemos que en el 80% de los casos de desapariciones en un contexto de divorcio parental el sospechoso suele estar ubicado en el entorno familiar de la víctima.

Vivir sin saber que ha sido de un familiar es una realidad difícil de afrontar; se trata de un problema social para el que ninguna persona o Estado se encuentra totalmente preparado. En la búsqueda de un desaparecido intervienen factores como la construcción colectiva interdisciplinar, aspectos como la coherencia interpersonal o la hipótesis basada en la teoría que los delincuentes seleccionan a aquellas víctimas con las que guardan características similares debido a que son significativas para ellos.

La importancia del tiempo y el lugar ofrecen pistas de cuando tiene tiempo libre el agresor o sus hábitos; el grado de conciencia forense o grado de conocimiento que el delincuente tiene sobre las técnicas usadas por la Policía como recurso para no dejar pistas y no cometer errores en su logística de la huida.

La tecnología juega un papel clave: las llamadas enviadas y recibidas; la triangulación de los teléfonos móviles permite determinar la posición de cada teléfono y sus movimientos el día de la desaparición. Saber que buscó en Internet cada investigado/a o que frases escribió en los motores de búsqueda o su tráfico de mensajes en Whatsapp serán factores claves en la ciberinvestigación. Es frecuente que un delincuente con un plan realice búsquedas en Google Maps para preparar su acción y logística; hurgar en las redes sociales, sus movimientos bancarios serán aspectos clave.

Fuente. Francisco Canals, periodista especializado en ciberdelitos y periodismo de investigación. Tel prensa: 913804419 – 677028639  http://www.fcanals.com