Jordi Casas, de profesional de la veterinaria a asesino en serie

Técnicos y expertos debaten a cerca del perfil de este veterinario presuntamente responsable de la muerte de 2 personas y tres más en grado de tentativa

Jordi Casas Cordero, no encaja con ningún patrón de asesino u homicida; carece de antecedentes y no pertenece a ninguna organización delictiva. Regentó una clínica veterinaria en Corbera que traspasó a un nuevo propietario en el 2014. Como veterinario era conocido por su amor hacia los animales y su carácter un tanto especial. En tan solo 24 horas ha pasado de ser un veterinario a convertirse en un potencial asesino en serie con dos homicidios consumados y tres en grado de tentativa.

El detenido de 44 años de edad se dirigió a las inmediaciones del tanatorio de Gavá (Barcelona) donde disparó con un arma larga a 2 policías locales. Las pruebas periciales han determinado que la misma fue utilizada en los homicidios de Miguel Martín Vargas en Miami Playa y el asesinato de un camarero húngaro en Vilanova i la Geltrú. Jordi habría asesinado a su suegro por una venganza personal cuya base aún se desconoce. Durante la jornada clave se dirigió al tanatorio de Gavá donde una empresa cercana advirtió a la policía del comportamiento extraño de un individuo merodeando durante horas en la zona. Minutos después se personaron dos agentes; el sospechoso hico caso omiso a las indicaciones de la Policía quién trató de identificarlo, su respuesta fue tirotearlos. En su huída en coche y ya en el municipio de Cubelles Jordi intentó atropellar a otros dos policías quienes intentaron detenerle sin éxito.

Tras herir a los policías de dos disparos en el cuello y la rodilla Jordi emprendió su rumbo a Muntanya del Mar, una urbanización donde se regufió durante dos horas cerca de un pozo. La  Unidad Táctica de los Mossos redujo al delincuente con ayuda de un helicóptero y distintos efectivos; posteriormente lo trasladaron al hospital tras recibir impactos de bala en un brazo.

Su entorno está dividido: algunos lo describen como un gran amante de los animales y un excelente profesional quien se negaba a sacrificar a perros; otros lo acusan de tener una personalidad inestable y entablar juicios con proveedores por distintas deudas económicas.

Fuente: Francisco Canals, periodista especializado en sucesos y ciberdelitos: Tel 91 3804419 – 677028639