Press "Enter" to skip to content

Claves para entender la muerte de Jamal Khashoggi

Khashoggi, de 60 años vivía exiliado en EEUU, entre sus familiares, un médico de la familia real o una famosa escritora. 

Jamal Khashoggi, periodista árabe crítico con el régimen saudí, entró en el consulado de su país para realizar unos trámites. Fue la última vez que se le vio con vida. Ahora ya se sabe que fue asesinado en ese mismo lugar, aunque aún se desconoce el paradero del cuerpo. Sin embargo, gracias a varios medios turcos, han empezado a descubrirse los detalles del crimen. Y cuanto más se conoce de la historia, más sórdida se vuelve.

Jamal Khashoggi se dirigió al consulado saudí el martes día 2 de octubre, a la hora a la que había sido citado para recoger un certificado de divorcio. A pesar de residir en EEUU, Khashoggi viajaba con frecuencia a Turquía, ya que allí vivía su pareja, con la que tenía intención de casarse. Sospechando de lo que pudiese ocurrir, se cree que el periodista dejó a su prometida su smartphone, conectado al smartwatch que llevaba. Las grabaciones obtenidas por este dispositivo están resultando claves para saber lo que pasó. Dentro del edificio oficial le esperaba el cónsul, pero también otras 15 personas, todas ellas relacionadas con los servicios secretos saudíes, que habían viajado a Estambul. Estos sicarios inmovilizaron a Khashoggi y comenzaron un terrible interrogatorio. Según se sabe por los audios recuperados, el salvaje proceso duró 7 minutos. En este tiempo, se escuchan golpes y gritos. Según el diario turco Yeni Safak, el único medio que ha podido escuchar las grabaciones, a Jamal le cortaron los dedos de una mano, le drogaron, le degollaron y le acabaron descuartizando. Posteriormente, se deshicieron del cuerpo. Los integrantes de la “banda” volvieron por diferentes vías a Arabia. Uno de los presuntos participantes en el asesinato falleció ayer en un accidente de tráfico en Riad.

Quién era Jamal Khashoggi

Khashoggi, de 60 años, nació en el seno de una familia de alto status. Entre sus familiares, un médico de la familia real o una famosa escritora. Comenzó a ejercer el periodismo en los 80 y trabajó como corresponsal en diferentes medios árabes. En los 90 fue nombrado jefe de Al Madina, uno de los diarios más antiguos del país. Viajó como corresponsal a Afganistán, Kuwait, Argelia, Sudán u Oriente Medio. En todos estos años, es conocido por realizar varias entrevistas a Osama bin Laden mientras éste participa en la guerra contra la URSS en Afganistán. Entre 1999 y 2003 ejerce como editor jefe de Arab News. Tras dejar el puesto, comienza a labrarse su fama de liberal reformista con algunos encontronazos con el ministerio de Información saudí. Se exilia por un breve período a Londres, pero pronto es nombrado consejero del príncipe Turki al Faisal, exjefe de la inteligencia saudí, cuando estaba destinado como embajador en EEUU. Debido a sus múltiples viajes y conexiones, siempre se creyó que Khashoggi realizó trabajos de espionaje e información para la agencia saudí.

En el 2015 trató de lanzar un canal independiente de noticias, con sede en Baréin para evitar la censura, pero sólo consiguió emitir durante 11 horas debido a las tensiones con su país. Víctima de una clara persecución, Jamal vivía exiliado en EEUU, donde seguía trabajando como periodista para el Washington Post. De hecho, su última columna en vida trataba de Arabia y la guerra que sostiene en Yemen, e interpelaba directamente al príncipe heredero para que parase las acciones de su país, comparando su actuación con la de Al Asad en Siria. Era considerado un experto en la política saudí.

Periodistas muertos 2018

Jamal Khashoggi es el último eslabón de una triste cadena. La de los 58 periodistas que han sido asesinados durante 2018, según el recuento de Reporteros Sin Fronteras. La importancia del periodismo y su capacidad, incluso en estos tiempos de consumo rápido de la información, para incomodar a gobiernos corruptos o a criminales de todo tipo, siguen intactas. No hay que irse muy lejos para encontrar casos conmocionantes. En Bulgaria, hace sólo unos días que era violada y asesinada Victoria Marinova después de realizar un trabajo de investigación sobre el desvío de fondos europeos. En Eslovaquia, Jan Kuciak fue asesinado a tiros junto a su novia cuando investigaba un caso de corrupción. En México 10 periodistas ya han perdido la vida en lo que va de año.