Espionaje conyugal

Un detenido por instalar distintas apps en el móvil de su expareja pone de manifiesto el auge del espionaje conyugal en nuestro país. Crece la venta y comercialización de app’s destinadas a monitorizar llamadas o controlar los movimientos de la pareja en el mapa. 1 de cada 3 personas afirma haber espiado el móvil de su pareja en al menos 1 ocasión

El espionaje conyugal es un fenómeno subterráneo, a menudo caracterizado por su discreción y anonimato pero que cuenta con un número importante de adeptos y practicantes en nuestro país. España es un país de infieles en el que la tasa de divorcios supera las 130.000 rupturas anuales y un 53% de las parejas. Todo en un país, España, en el que más de 350 parejas formalizan su divorcio cada 24 horas.

La irresistible tentación de espiar a la contraparte afectiva forma parte de la cultura popular y constituye una práctica tan antigua como la misma civilización humana afirma Francisco Canals, periodista especializado en ciberdelitos. Hurgar en la lista de WhatsApp’s; espiar la correspondencia del cónyuge; oler la ropa en busca de una fragancia ajena… se han convertido en prácticas habituales que se repiten diariamente en miles de hogares de todo el país.

Para muchas almas celosas saber con quién se relaciona nuestro cónyuge puede llegar a convertirse en un auténtico tormento personal. España tiende de manera especial a estas prácticas, prueba de ello lo tenemos en la proliferación de empresas dedicadas a proveer al mercado de artilugios y gadgets, se trata de amansar todo tipo de potenciales sospechas utilizando herramientas para el control conyugal. El teléfono móvil se ha convertido en uno de esos grandes referentes, echar un vistazo al terminal del ser amado es una práctica cada vez más habitual. Las contramedidas no faltan: disponer de un teléfono y número distinto al oficial suele ser el contra recurso más utilizado para evitar ser pillados con una potencial infidelidad. Distintos sitios web permiten monitorizar los movimientos de la pareja, saber por dónde anda y a qué hora a través de un mapa en tiempo real.

Internet se ha convertido en el gran aliado para estos usuarios el anonimato y la discreción que aporta el medio permiten adquirir estas herramientas con total discreción.  El < Blue Tooth Spy > es un gadget que permite monitorizar el teléfono móvil del cónyuge, tras instalarlo el usuario recibe copia de todos los mensajes enviados o recibidos desde su terminal.

El < Check Mate > es un producto de éxito, se utiliza para probar científicamente la existencia de una infidelidad, es un compuesto químico que permite saber si el cónyuge ha mantenido relaciones sexuales durante las últimas 48 horas. El líquido actúa como un reactivo adquiriendo un color azulado al entrar en contacto con substancias, semen o restos de proteínas que el cuerpo humano segrega durante las relaciones sexuales.

Internet y el PC tampoco están exentos de estas prácticas, hurgar en la carpeta de elementos recibidos, mirar en el historial de páginas visitadas o intentar acceder al hilo de conversaciones mantenidas suponen auténticas violaciones a la privacidad. En muchos casos el cónyuge se declara moralmente autorizado a entrar en la cuenta de e-mail de su pareja sin saber que está incurriendo en la comisión de un delito de revelación de secretos y exponiéndose a una fuerte sanción por parte del juez.

< Empresas de coartadas > Se anuncian de manera discreta por Internet y su finalidad es la de proveer de la logística de la infidelidad, previo pago le facilitan todo tipo de excusas documentadas, un ticket o recibo de una supuesta visita a un médico, la factura de un hotel en otra ciudad, le envían un chofer a su domicilio para recogerle y llevarle a un supuesto aeropuerto.. se trata de hacer creer a su cónyuge que vd.tiene un compromiso de trabajo.

< Decálogo de consejos >

Canals nos ofrece una perspectiva jurídica sobre estas prácticas y un decálogo de consejos para aprender a detectar si estamos siendo monitorizados por nuestra pareja (sintomatología del espionaje conyugal) contexto y límite de estas prácticas, límites legales y delictivos, picaresca, etc..

Fuente: Francisco Canals, periodista especializado en sucesos y ciberdelitos: Tel 91 3804419 – 677028639

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *