Press "Enter" to skip to content

¿Cómo se busca en el mapa a una persona desaparecida como Diana Quer

 

¿cuáles son los métodos más usados por la Policía en esta fase más avanzada de la investigación? ¿cómo se busca en el terreno a una desaparecida como Diana Quer? ¿Cómo funciona un protocolo técnico de búsqueda? ¿Qué profesionales y elementos técnicos intervienen? ¿Qué es la ley del círculo y la ley de creación de perfiles?

Buscar a un desaparecido/a es una de las tareas más complejas a las que un investigador debe hacer frente. Se trata de un proceso multidisciplinar en el que no faltan profesionales de muy distintos ámbitos tales como criminólogos, policías, entomólogos, expertos en adiestramiento canino, técnicos en arqueología forense, expertos en radares y geofísica profesionales basados en una metodología de trabajo de construcción colectiva.

Existen estándares nacionales de protocolos de búsqueda y aunque se trata de buscar una aguja en un pajar existen muchos elementos que ayudan a trazar zonas calientes. Se diseñan planes de búsqueda y zonas sensibles atendiendo a distintos criterios tales como las características que rodean el entorno de la desaparición: la hora o el medio de transporte supuestamente utilizado; el número de personas que intervinieron en la desaparición; el entorno geográfico; la estadística criminal de la zona o el mapa cognitivo del delincuente ayudan a establecer hipótesis del posible lugar elegido para la ocultación.

Zonas que pueden haber sido modificadas para la ocultación del desaparecido; la utilización de georadares capaces de detectar alteraciones del terreno; helicópteros con cámaras térmicas para detectar termografías y posibles anomalías en el subsuelo. La Policía dispone de grupo operativos de intervención técnica con una alta experiencia y preparación en casos similares al de Diana Quer.

Para elegir zonas sensibles la Policía atiende a criterios multidisciplinares tales como las características que rodearon a la desaparición, el posible perfil o sexo del delincuente o incluso la estadística criminal la cual ayuda a trazar hipótesis y tipologías de lugar más frecuentemente usadas en el caso de una desaparición forzada (río, montaña, mar, zonas boscosas, etc).

La hipótesis de una huida no está (nunca) totalmente descartada, es en estos casos cuando la Policía traza un perfil territorial de búsqueda trazado a partir de los hábitos y preferencias de Diana Quer (lugares que frecuentaba, propensión a visitar pueblos o ciudades, su afición o no a pasear o a buscar determinados entornos) serán datos fundamentales que ayudarán definir o descartar nuevas áreas en el mapa.

La tipología de la desaparición condicionará en gran parte el proceso de búsqueda: la Policía puede decidir realizar búsquedas concéntricas o alejadas del lugar cuando valora que un medio de transporte ha sido utilizado. La Policía suele tener en cuenta la planimetría y el modelado del terreno y aplicar la teoría de la utilización de entornos inseguros la cual determina que el delincuente suele elegir zonas poco accesibles como medio para proteger su autoría y dificultar al acceso a la víctima.

Las Unidades Caninas de Trabajo conforman una parte fundamental; la Policía goza de una gran experiencia en el uso de perros para emergencias y desapariciones de todo tipo, su olfato llega más allá del Policía y su papel ha sido determinante en numerosos casos.

Otros principios y teorías investigativas entran en escena como la hipótesis del circulo: principio investigativo mediante el cual se traza un mapa de todo el historial de desaparecidos en una zona o provincia. El punto medio entre ellos será una zona caliente ya que el supuesto asesino con un historial delictivo tiende (como principio investigativo general) a vivir en el centro de esos círculos tal y como sucedió en el caso del violador de Ciudad Lineal en Madrid.

Muchos asesinos suelen ocultar a sus víctimas fuera del entorno inmediato de la desaparición como medio para dificultar su localización. Las carreteras secundarias y poco transitadas suelen ser las (estadísticamente) preferidas por los delincuentes en detrimento de grandes vías donde suele existir un mayor control además de más cámaras de seguridad; también aquellas zonas colindantes a montañas y zonas boscosas debido a que disponen de una mayor facilitar para el proceso de ocultación.

Tampoco faltan elementos ciberinvestigativos, en el caso de un plan predeterminado es muy probable que el asesino busque el lugar a través de Google Maps y que estos datos registrados sean facilitados a la Policía como medio para determinar que usuarios tuvieron curiosidad por conocer una zona determinada del terreno.