Caso Carlos Salgado y Elmira Kruglova / Sustracción internacional de menores

Desde hace 1 año este padre lucha por recuperar a Carolina sustraída desde España a San Petersburgo

Carlos Salgado recuerda el miércoles 20 de enero de 2016 como un día fatídico en donde se quebró definitivamente la relación que tenía con su ex-mujer, Elmira Kruglova. Aquel día ambos se encontraron en la puerta de la escuela para recoger a Carolina, la hija en común de 8 años de edad. La sentencia judicial de divorcio establecía que ese día le correspondía a Carlos, pero Elmira no lo permitió y se llevó a la niña por la fuerza arrancándola del brazo de su maestra. De nada sirvió que se presentaran los Mossos d’Esquadra e intentaran dialogar con la madre: ella no dio el brazo a torcer y se negó a entregarla.

Carlos concurrió a los Juzgados con abogado y procurador a demandar a Elmira por incumplimiento del régimen de visitas; desde la última reforma del Código Penal y la despenalización de las faltas, ya no es posible denunciar ante la policía, lo que obliga a seguir un largo y lento camino por la vía civil.

Dos meses más tarde, el Juez dictaminó en su favor respecto del cumplimiento del régimen de visitas, pero la madre continuó negándose a obedecer, todo ello ante la desesperación del padre que advirtió a los Juzgados hasta cuatro veces ante una situación que podía acabar desembocando en un secuestro parental. Hubo demandas cruzadas de modificación de medidas, y se estableció fecha de juicio para el 13 de septiembre, pero Elmira no se presentó aquel día. Su letrada presentó un e-mail, presuntamente enviado por su clienta, diciendo que “estaba en San Petersburgo, Rusia” y que “volvería para una próxima vista”. Carlos no se creyó nada de ese e-mail y comenzó a investigar. Denunció a Elmira ante los Mossos d’Esquadra por un “presunto delito de sustracción de menores”, y éstos efectivamente comprobaron que había salido del país con Carolina el 12 de septiembre, un día antes de la vista.

El juicio aplazado en septiembre se celebró en diciembre, con la ya consabida ausencia de Elmira, y Carlos obtuvo no sólo la custodia de Carolina en exclusiva, sino que además se le retiró a la madre la patria potestad sobre la menor, abriéndose además un procedimiento contra ella por sustracción de menores.

No obstante, los éxitos judiciales de poco le sirven a Carlos si el Juez no obliga a Elmira a cumplir la ley; pudo comprobarse que la dirección en San Petersburgo era falsa, y a pesar de ello, no se ha adoptado ninguna medida para localizarla, a ella y a la menor.

“Hace seis meses que el Juez no adopta ninguna medida. Me ha informado mi abogado que esta misma semana dictará orden de busca y captura internacional contra Elmira. Quiero pensar que efectivamente así será, para que pueda hacerse justicia” nos cuenta Carlos. “No me sirve de nada tener la custodia y la patria potestad en exclusiva si ni siquiera sé donde está mi hija”

September 8th, 2017