La publicación de 3.500 documentos del FBI y la CIA disparan el interés por la muerte de Kennedy

kennedy-top-secret

El 22 de noviembre de 1963 J.F.Kennedy fue asesinado en la plaza Dealey de Dallas, su muerte se ha convertido en uno de los grandes misterios de la historia moderna, el próximo día 26 de octubre se desclasifican los archivos secretos del FBI y la CIA

Kennedy tenía 46 años y llevaba 1000 días en el cargo; desfilaba con su flamante limousina cuando tres disparos cambiaron su vida. El momento trágico conmocionó a la sociedad norteamericana y convirtió el magnicidio en la muerte más discutida y polémica de todos los tiempos. La Comisión Warren (encargada de investigar el caso) concluyó que no existían evidencias que demostraran que Lee Harvey Oswald hubiera actuado en complicidad con otras personas. Pero investigadores de todo el mundo siguen discutiendo la versión oficial; durante 53 años no han faltado teorías sobre conspiraciones políticas, implicaciones de Cuba o la Unión Soviética además de decenas de informes que aseguran que hubo más de un francotirador.

El caso Kennedy estuvo repleto de errores: su limusina fue lavada pocas horas después eliminando todo tipo de evidencias; los funcionarios invadieron y contaminaron el almacén de libros desde donde Oswald disparó y la mayor parte de documentos fueron clasificados generando una gran opacidad en torno al caso. Universidades, criminólogos y expertos de todo el mundo aún siguen reconstruyendo la trayectoria de los tres disparos así como el análisis de más de 70 testimonios presentes en la escena del crimen.

La película JFK de Oliver Stone removió conciencias y llevó al Congreso de EEUU a crear un comité de revisión que ya liberó miles de documentos. En 1992 se dictó la JFK Records Act; se trata de una Ley por la cual el Gobierno tiene 25 años para desclasificar los archivos plazo que termina el próximo jueves, 26 de octubre de 2017. Esta Ley también permite al Presidente atrasar su publicación si existe alguna causa justificada que comprometa la seguridad nacional o pueda poner en riesgo a funcionarios del Estado.

Trump anunció en Twitter su deseo de desvelar los documentos; otros funcionarios como Lindsay Walters (portavoz de la Casa Blanca) afirma que se está trabajando para liberar el máximo de archivos.  Los informes recogen informaciones del FBI y la CIA sobre el magnicidio y pueden desvelar los modus operandi que utilizaban los espías y agentes de la época algo que no parece gustar a la CIA ente que ya ha presionado a Trump para que evite desvelar parte de los archivos.

Durante los últimos años el Archivo Nacional de EEUU liberó más de 20.000 documentos afirma Francisco Canals, periodista especializado en sucesos quien asegura que es poco probable que esta nueva remesa desvele quien mató realmente a Kennedy.  Sin embargo su publicación puede arrojar luz sobre otros aspectos clave: con quién se reunió Lee Oswald o su grado de implicación con los servicios secretos rusos.