10 Razones por las que Fidel Castro fue un buen líder

La controvertida figura de Fidel Castro deja a la opinión pública española dividida entre partidarios y detractores. El periodista español Francisco Canals publica un decálogo de razones a favor del papel histórico, político y educativo del dirigente cubano

La guerra fría entre Cuba y EEUU; la hostilidad con los presidentes norteamericanos; los numerosos intentos de asesinato y sus maratonianos discursos dejan una larga estela de páginas históricas entorno al dirigente cubano en un contexto en el que no faltan disidentes; campañas internacionales y la llegada de nuevos actores extranjeros ante el inminente mandato del recién elegido Trump. Pero ¿qué herencia política deja el líder cubano?

Al contrario de lo que gran parte de la opinión pública cree Castro tuvo una amplia formación intelectual: era abogado además de Doctor en Derecho Civil y Derecho Diplomático. A diferencia de otros líderes en Latinoamérica Castro renunció a enriquecerse; su vocación y carisma le situaron siempre a pie del cañón renunciando a su estabilidad personal en favor de su pueblo. A tan solo 150km de EEUU consiguió eregirse como una figura relevante en el mundo; su carisma no exento de polémicas logró derrocar al régimen de Fulgencio Batista; nacionalizó numerosas empresas y se convirtió en el último gran protagonista de la guerra fría.

Pero fue su gestión en el ámbito educativo uno de sus grandes logros: Castró logro la tasa de analfabetismo más baja de toda Latinoamérica (un 0,2% frente al 11,7% respecto al resto de países) y una tasa de escolarización del 100% en toda la isla. Cuba es el país que mayor presupuesto dedica a educación (un 13% del PIB) con un envidioso modelo de enseñanza gratuita.

Su sistema de salud constituye otro de sus emblemas: Castro es considerado como un modelo para el Tercer Mundo según la Association for World Health presidida por James Carter; el prestigio de sus médicos y su sistema sanitario se han convertido en un referente a seguir.

Castro destacó por ser un hábil negociador consiguiendo el apoyo de muchos líderes internacionales. Fue un talento de la supervivencia política convirtiéndose en un icono internacional de la resistencia al crear “escuela política y educativa”.

Castro fue un gran orador: con más de 20.000 discursos y conferencias de hasta 12 horas de duración denunció el capitalismo en todas sus facetas. Su retórica revolucionaria y sus frases célebres no pasaron desapercibidas para la comunidad internacional.

Nos guste o no Castro fue un referente de la dignidad en los países en vías desarrollo; se erigió como un referente, sus valores y principios han perdurado y se han convertido en un referente para otros líderes.

Castro fue “el fiel soldado de las ideas” él ha muerto pero sus ideales seguirán; afirma el periodista Francsico Canals; Castro mostró una gran capacidad estratégica y logró “torear” a numerosos presidentes norteamericanos.